CUEVA DE LA CIDRA

Saturday, July 30, 2005

CUEVA DE LA CIDRA







CUEVA DE LA CIDRA
LA PICTOGRAFIA DE UN PAJARO CARPINTERO
COINCIDENCIA CON EL MITO CONTADO POR PANE
Y LAS LEYENDAS SURAMERICANAS DEL ORIGEN DE LAS MUJERES.
JOSE GABRIEL ATILES BIDO
INDICE

  1. UBICACION GEOGRAFICA
  2. ANTECEDENTES
  3. PRINCIPALES CARACTERISTICAS
  4. PICTOGRAFIA DEL PAJARO CARPINTERO
  5. EL MITO CONTADO POR PANE
  6. EL MITO CONTADO POR OTROS CRONISTAS DE INDIA
  7. CONCLUSIONES


UBICACION GEOGRAFICA


Para una mejor visualización de las características del sitio y a los fines del presente trabajos nos es necesario realizar un recorrido por el entorno y una breve reseña de los componentes de la cueva objeto del presente estudio. La Cueva de la Cidra se encuentra en la Republica Dominicana, localizada en el Parque Nacional Nalga de Maco y este, en el extremo occidental de la Cordillera Central. La Loma Nalga de Maco pertenece al municipio de Pedro Santana Elías Piña, y está ubica al Norte. Limita con el municipio de Los Almácigos en la provincia Santiago Rodríguez, al Sur con el propio municipio a que pertenece, al Este con el Parque Nacional Armando Bermúdez, y al Oeste con el municipio de Restauración en la provincia de Dajabón. Su extensión territorial es de 280 km². Fue declarado área Protegida mediante el Decreto 221 del 30 de septiembre del año 1995 y por la ley 64 del 18 de agosto del 2000. Esta parte de la Cordillera Central, presenta paisajes de laderas y valles intramontanos Precipicios ondulantes, cañadas y depresiones. Las máximas elevaciones son Loma Nalga de Maco con 1990 msnm y Monte Gallo con 840 msnm. La Loma Nalga de Maco presenta topografía muy accidentada, lo que hace del área un lugar de muy difícil acceso. Sus rocas corresponden a calizas del Cretáceo Inferior hasta el Oligoceno. En la zona pueden encontrarse también rocas magmáticas (de origen ígneo) y una mezcla de rocas de origen tectónico. La cuenca del Río Antibonito es la de mayor incidencia en el área del parque. En su interior nacen los siguientes cursos de agua: Río Inaje, Río Grande, Río Vallecito, Río Nuevo, Río Bonito y varios afluentes del Río Guayubín, en el parque también se encuentran el Río Joca y el Río La Cidra, el Río Artibonito recorre 68 km en territorio dominicano, penetra en Haití y representa uno de los ríos más importantes para dicho país. En la Zona se reportan 41 especies de plantas endémicas para el país. De las especies estudiadas, los helechos, las orquídeas y las bromelias representan los grupos más abundantes. Musgos y líquenes cubren frecuentemente las ramas de árboles y arbustos. Otras especies arbóreas relativamente comunes en el área son: Dendropanax arboreus (lengua de vaca), Brunelia comocladifolia (palo de cotorra), Schefflera tremula (palo de viento) y Schefflera morototoni (palo de sable). Por otro lado, el 36% de los anfibios reportados para la Cordillera Central se encuentran presentes en el área y corresponden a los géneros: Bufo, Eleutherodactylus, Hyla y Osteopylus. Se han reportado 12 especies de reptiles, siendo encontrado el lagarto Anolis ehteridgei entre los 1200 a 1700 msnm. En el área se han observado 49 especies de aves, muchas de las cuales son endémicas para la isla, se encuentran en situaciones de amenazas o son migratorias. Entre las especies más frecuentes se observan: el carpintero (Melanerpes striatus), barrancolí (Todus angustirostris), ciguita común (Coereba flaveola), cuervo (Corvus leucognaphalus) y cao (Corvus palmarum) y se reportan los quirópteros Artibeus jamaicensis y Phyllops haitiensis que son las dos especies de murciélagos reportadas en la zona.
ANTECEDENTES.

Nuestra Primera visita fue realizada en Marzo de 1998 Acompañados del espeleólogo Francés Alain Gilbert y del practico del poblado de Río Limpio Teofilo Mora. Las primera noticias de la Cueva de la Cidra la obtuvimos del espeleólogo Francés quien en el año de 1997 la visitara, con el Espeleogrupo de Santo Domingo. Realizando una Investigación sobre la documentación existente de la zona, Encontramos los siguientes datos: En el libro “Geografía de la Isla de Santo Domingo y Reseña de las Demás Antillas” . Publicado en 1915 por el Lic. Cayetano Armando Rodríguez. En el Capitulo “Grutas y Cuevas” Dice lo siguiente “las cuevas de Loma Nalga de Maco, muy ponderadas” Otras Referencias las encontramos En el Boletín Numero II de “La Sociedad Dominicana de Geografía” En el Capitulo”Excursión al Nalga de Maco” El Alpinista Dominicanp Dr. Federico W. Lithgow Ceara reporta lo siguiente “Nos describieron unas cuevas gigantes que existen en la ladera del lado sur del pico, a la que se llega por aquel camino, a su decir, existen en ellas unas estalactitas y estalagmitas que un hombre no puede rodear con sus brazos, además de altísimas, afirman también que el techo tiene una decoración de filigrana, estos nos hizo pensar que existen en el Nalga de Maco grandes mazas calizas.” Dr. Federico W. Lithgow Ceara 28 de diciembre de 1954, no confirma en la citada publicación si llego a visitar la cueva en cuestión, pero queda claro en el documento del conocimiento de los lugareños de la cueva y del arte rupestre existente en la misma. En ese mismo documento el Dr. Lithgow Ceara Informa que en años anteriores al 1954 una expedición de alpinistas Norteamericanos cito al Dr. Lithgow Ceara “usaron otra ruta, contradiciendo a los guías de Río Limpio” Tenemos informaciones que, otros investigadores dominicanos, entre ellos el Dr. Canela Lazaro asi como grupos de Dominicanos realizaron investigaciones en la zona, lamentablemente no hemos podido revisar aun, sus anotaciones o publicaciones. Luego de Nuestra primera Vista en el año de 1998 se han realizado varias incursiones a la Cueva de la Cidra entre la que cabe mencionar la del norteamericano Keith Christhiason biólogo especialista en murciélagos, en diciembre del 2001, quien nos reportara la ubicación de otra cueva con arte rupestre. a unos doscientos metros hacia la derecha de la referida Cueva de la Cidra. Una nueva visita nuestra a la Cueva de la Cidra, en enero del 2002 acompañado de los estudiantes de la Universidad de Indiana Robert Green y Cristina Tysone nos permitió observaciones mas detalladas además de permitirnos realizar un registro mas minucioso, con cámaras y microscopio digitales y cámaras convencionales con películas sensibles.

PRINCIPALES CARACTERISTICAS
Tanto en esta ocasión como en nuestra visita anterior, no localizamos material arqueológico en superficie, ni los moradores de la serranías, interrogados por nosotros, supieron darnos noticias de materiales arqueólogos en el área, aunque si nos dijeron tener conocimiento de otras cuevas en la zona. La nueva cueva que nos reportara el señor Keith Christhiason fue efectivamente ubicada por nosotros y contamos cuarenta y tres pictografías en color negro, predominando la figura Humana con complejos tocados frontales y aretes entre otras particularidades notamos, la elección de emplazamiento de las pictografías, pues están realizadas en la zona clara de la cueva en una colgadura y los motivos están realizados en toda la formación caliza, tanto en la parte frontal como trasera y laterales unidas entre si por delicadas líneas,. otras pictografías, de esta cueva, se encuentra diseminadas por las paredes hacia el interior. Los lugareños usan la Cueva de la Cidra como una iglesia y el motivo es una Estalagmita que tienen vestida y a la cual hacen ofrenda en nombre de la Virgen de la Altagracia, nos refirieron que suelen realizar toques de palos y que es visitada de las demarcaciones, del Naranjillo Santiago Rodríguez, San Juan de la Maguana , Banica, Elías Piña entre otras.
ARTE RUPESTRE
Pictografías en color Blanco Para nosotros, la identificación del arte rupestre de la Cueva de la Cidra, constituye un valioso aporte a los estudios del Arte Parietal dominicano y del caribe. En 1998 cuando Publicamos la existencia de treinta y tres pictografías de color blanco en la entrada de la Cueva de la Cidra, lado derecho (zona Clara). En la Republica Dominicana solo se conocían dos pictografías en color blanco, localizadas en la Cueva Narciso Alberti Bosch o Cueva de José Maria en el Parque Nacional del Este Provincia La Altagracia. Las pictografías color blanco de la Cidra, se distribuyen en un área de cero a veintitrés metros de la entrada hacia el interior de la cueva a diferentes alturas, con variaciones de diez a centímetros del nivel de piso a dos metros quince centímetros del nivel del suelo. El pigmento es una pasta gruesa de un color blanco, ligeramente azul, las pictografías parecen realizadas a espatulas, en líneas gruesas, los motivos varían, en la zona inmediatamente en la entrada; son naturalistas predominando, una Lechuza de alas extendidas encima de un árbol recreado a base de figuras geométricas. Otra, es una culebra parcialmente oculta entre las sinuosidades de la roca y de un diámetro de 2.70 metros con un ancho que varia de 58 mm de grosor en la parte mas gruesa y 26 mm en la parte mas fina cercana al cuello. Entre las restantes Pictografías blancas, identificamos una mascara, dos figuras antropomorfas y los demás motivos geométricas. a medida que las pictografías blancas son realizadas en la zona oscura evidencian un desprendimiento parcial o total de la capa original y en su lugar quedan unos trazos color Naranja. Las pictografías blancas (33) representan el 19.1 por ciento de las registradas en la Cueva de la Cidra (172) las principales características son: Técnica de elaboración trazos gruesos, probablemente espátulado; materia prima Probablemente CaolínÑ Figuras naturalistas de tamaño natural; predominio de los geométricos con tendencia a la repetición para crear motivos nuevos; Figuras Triangulares; cuadrado circulares y cruces; preferencia para su ejecución entrada de la Cueva (zona Clara) lado derecho. Pictografías en color Negro En el registro de las pictografías negras inventariamos 135 que representan el 78.4 por ciento. La identificación de los motivos fue el siguiente: 61 pictografías correspondieron a aves de diferentes tamaños y con diferentes técnicas de ejecución, 26 rayas y punteados 6 fitomorfos, 5 antropomorfos, 4 figuras indefinidas o no identificadas y 3 diseños geométricos complejos. En un primer trabajo con los motivos ornitomorfos, separamos las 61 pictografías correspondientes a las aves y las dividimos atendiendo a las coincidencias en las técnicas de ejecución y/o en su diseño. Primero clasificamos dos grupos ; En el primer grupo, registramos 22 pictografías orientadas hacia la derecha, la cabeza hacia el interior de la cueva; En el segundo grupo contamos 28 pictografías orientadas hacia la izquierda, la cabeza hacia la salida de la cueva En el caso del pájaro carpintero que se encuentra localizada en una formación en el centro de la cueva, su orientación es lateral derecha. Por técnicas de ejecución y coincidencias de diseño registramos los 61 motivos ornitomorfos lo clasificamos de la siguiente manera: 9 Sombreadas de negro 9 Con colas en forma de rabo 8 Con una sola pata 7 Cuello negro 7 aves Estilizadas 4 De trazos simples 4 cabezas sin cuerpo 3 aves sin cuerpo 3 aves sin cola 3 aves sin pico 1 mural pájaro carpintero 2 geométricas. Las principales características de las pictografías en negro son las siguientes; Técnica de elaboración; trazos finos; materia prima probablemente carbón vegetal; setenta a cien metros interior de la cueva (zona oscura) centro a pared izquierda; Predominio de los Diseños ornitomorfos (aves) ; tendencia al Mural; la estilización; Figuras Complejas, tendencia a la creación de elementos complejos partiendo de la unión d elementos básicos; frecuencia de rayas y en zigzag. En otra parte de la cueva encontramos cuatro pictografía dos de color rojo una en color naranja y una en color verde. La pictografía de un pájaro carpintero y la coincidencia con el mito de Pané y las leyendas suramericanas del origen de las mujeres. Sin lugar a dudas, de las Pictografías en color Negro la mas importante a nuestro Juicio, es un impresionante panel pictográfico donde destaca un pájaro carpintero.
PICTOGRAFIA DEL PAJARO CARPINTERO
La pictografia representa un ave realizando un hueco en un árbol, la pictografía esta realizada en una gran columna que divide las cuevas en dos galerías y el panel fue realizado a una altura de un metro treinta centímetros del nivel de piso, el mural ocupa un metro de altura por ochenta centímetro de ancho (la parte visible) porque se advierte de manera difusa trazos en la parte inferior y en la parte superior lateral derecho. la figura central el pájaro carpintero ocupa treinta y tres centímetros de los cuales la cabeza formada por círculos concéntricos (cinco en total) ocupa doce centímetros por nueve de ancho, la figura esta unida al árbol por las dos patas del ave y el pico, que toca directamente la parte del árbol donde ya esta delimitado el circulo que describen los picotazos del ave. El árbol que sobresale treinta y nueve centímetros por encima de la cabeza del ave, termina en cuatro ramas dos hacia la derecha y dos hacia la izquierda todas enroscadas hacia adentro. en las dos ramas inferiores se describe otro circulo, que añade complejidad al mural. En la parte superior lado derecho y al lado de la rama inferior se perciben trazos de otros elementos de difícil interpretación, pero que indefectiblemente forman parte del mural, en esta parte (superior derecha ) los trazos son tenues casi borrados, en la parte inferior Izquierda, aunque los trazos se aprecian fuertes y oscuros, una capa de liquen impide apreciarlos con claridad.
EL MITO CONTADO POR FRAY RAMON PANE
En los años que llevamos trabajando arqueología especialmente el estudio del arte rupestre dominicano. Hemos preferido el registro ordenado así como la exploración de nuevos sitios con arte parietal, como una herramienta eficaz para el posible ordenamiento de informaciones de los fenómenos artísticos de los primeros pobladores de nuestra isla. Sin embargo, en esta ocasión, no puede sustraerse el autor de la magia que emana de la narración de Fray Ramón Pané acerca del origen de las mujeres y la coincidencia con los mitos suramericanos recogidos por Loven, Roth, Levis Straus, Armellada y Bentivenga compilados por Ricardo Alegría y el mural pictográfico que nos ocupa. En la Republica Dominicana la localización de aves en el arte rupestre es un tema recurrente, tanto en petroglifos (menor Cantidad) como en pictografías, dichos motivos han sido localizados en grandes cantidades en todo el territorio nacional, hallándose los mas numerosos en la Cueva de Borbón en la Provincia de San Cristóbal, Ramoncito en el Parque Nacional del Este, cuevas en el Parque nacional Jaragua Provincia Pedernales, Y en cuevas de reciente localización en la Provincia Sánchez Ramírez por solo citar algunos puntos del país. Aunque la cantidad y diversidad de motivos ornitomorfos es tal, que el Arqueólogo cubano Rene Herrera Fritot la definiera como. “agobiante por su incalculable numero y su variedad” sin embargo ya para el año de 1950 dicho arqueólogo, se había percatado de la ausencia de representaciones de pájaros carpinteros en la alfarería y por omisión en el arte rupestre, limitando su presencia a algunos pendientes en concha y hueso así como en majadores de piedra. En el año de 1987 el Lic. Bernardo Vega, en el libro “Santos Shamanes y Zemies” en la pagina 76 en la foto marcada como B-17 analizando una pictografía de la Cueva de Borbón Nos dice: “es un magnifico dibujo en gran escala, de la cabeza de un pájaro de extenso pico.”concluye el licenciado Vega: “Tal vez este dibujo de la cabeza de un ave de gran pico es una representación de la famosa ave pico de la mitología Taina” Por nuestra parte, somos de la opinión, que la localización de este mural de la Cueva de la Cidra supone la primera ubicación de un pájaro carpintero claramente asociable con el mito contado por Pané. en el arte rupestre en la Republica Dominicana. Tras la localización de la pictografía en cuestión intentamos una identificación del ave. en el libro de Anabel Dood “aves de la republica dominicana” donde nos dice: “hasta la fecha se han identificado tres especies de pájaro carpintero el Nesomites micromegas (carpintero de sierra, carpintero bolo o carpinterito) (Melanerpes striatus) carpintero. Sphyrapicus varius (Carpintero de paso)” Es este ultimo quien considera el autor corresponde el carpintero de la pictografía. Pero, la carga simbólica del mural de la Cueva de la Cidra va mas allá de la identificación de la especie del ave y es a todas luces, algo mas que la imagen de un pájaro carpintero realizando la labor que acostumbra, y tiene mas sentido, si lo asociamos a mito del origen de las mujeres. Si revisamos parte por parte la crónica de Pané y buscamos en las raíces suramericana del mito encontraremos otros elementos coincidentes que refuerzan nuestra posición. Veamos pues la crónica del mito Taino En la relación acerca de las antigüedades de los indios en el capitulo VII “ De Como Volvieron las Mujeres de Haiti que Ahora se Llama la Española” Fray Ramón Pane dice lo siguiente: “ Digo que un día fueron a bañarse los hombres; estando en el agua llovía recio, y sentían mucho deseo de tener mujeres; muchas veces cuando llovía habían ido a buscar las huellas de las mujeres, pero no podían encontrar alguna noticia de estas; mas aquel día bañándose, dicen que vieron echarse de encima de algunos árboles , por medio de las ramas, cierta forma de personas que no eran hombres, ni mujeres, pues no tenían sexo ni varón de ni de hembra; procuraron cogerlas, pero ellas se escurrían como si fuesen anguilas, por esto llamaron a dos o tres hombres, por mandato de su cacique, para que, pues ellos no podían cogerlas, esperasen cuantas fuesen, y buscasen para cada una un hombre que fuera Caracaracol, esto es, que tuviera as manos ásperas, y así las sujetaría fuertemente. Dijeron al cacique que había cuatro, y llevaron estos cuatro hombres que eran Caracaracoles, Caracaracol es una enfermedad como roña, que hace el cuerpo muy áspero, después que la hubieron cogido, deliberaron como podían convertirlas en mujeres pues no tenían sexo ni de varón ni de hembra.” En el capitulo VIII “Como Hallaron Medio de que Fuesen Mujeres” Pane dice: “Buscaron un pájaro que se llama Inrire, y antiguamente Inrire cahuvayal que vive en los árboles y en nuestro idima se llama pico. Justamente tomaron aquellas personas sin sexo ni de varon ni de hembra y les ataron los pies y las manos cogieron el ave mencionada y se la ataron al cuerpo, el pico Creyendo que aquellas eran maderos , comenzó la obra que acostumbra, picando y agujereando e el lugar que ordinariamente suele estar la naturaleza de las mujeres, de este modo dicen los indios según contaron los muy viejos”
EL MITO CONTADO POR OTROS CRONISTAS
La misma historia contada por Pedro Mártir de Angleria, en el tomo IX de su primera Década narra así la historia de la creación de las mujeres: “ de los hombres aquellos que según hemos dicho, habían quedado en la cueva sin mujeres, cuentan que al salir por las noches a bañarse en las albercas de agua llovediza, vieron de lejos en una de ella ciertos animales parecidos a mujeres que, como escuadrones de hormigas trepaban por los árboles miralombanos” El árbol llamado Jobo por los tainos (Sponia lutea) tiene una fruta parecida a la ciruela, por lo que, los españoles lo llamaron miralombanos, que es como los España se designaba al ciruelo Alegría (1978:92)
EL MITO DE LA CREACION DE LAS MUJERES
EN LOS PUEBLOS PREHISPANICOS DE AMERICA
En el Trabajo de Ricardo Alegría “ Apuntes en Torno a la Mitología de los Indios de las Antillas Mayores y sus Orígenes Suramericanos” 1978, encontramos varias citas recogidas por el, que creemos interesante transcribir, nos dice Alegría, que Sven Loven (1935:57) Es el primero en relacionar este mito antillanos con otros recogidos por Roth (1915:130) entre ellos: En la Guayana Británica (Guyana) entre los indios warau. “ Nahakaboni siendo un chaman, decidió hacerse de una hija, para ello tallo una mujer de madera, haciéndola uso de un tronco de jobo” Nahakaboni “consulto con el pájaro Bunia (Ophisto comus) y lo trajo consigo, al día siguiente, cuando la joven coloco el pájaro en su falda para alimentarlo, ocurrió según Roth quien por recato no quiere explicar como el ave le hace el sexo a la mujer” Aquí en este mito, se encuentran los mismo elemento que en el mito contado por Pané pero en este se define el origen de las mujeres como talladas de un árbol y se identifica este árbol como de jobos, tiene mucho mas coincidencia el mito taino con este mito suramericano si aceptamos la identificación de los árboles aportada por Mártir de Angleria. ahora bien, cobra el mito Taino un dimensión aun mayor, si recordamos que, en el capitulo primero “de donde proceden los indios y de que manera” Pane narra lo siguiente: Cuando Vivian en aquella gruta, ponían guardia de noche, y se encomendaba este cuidado a uno que se llamaba Merocael, el cual porque un día tardo en ir a la puerta, dicen que lo arrebato el sol. Viendo pues, que el sol había llevado a este por su mala guardia, le cerraron la puerta y fue transformado en estatua de piedra cerca de la entrada. Dicen también que otros ido a pescar, fueron cogidos por el sol y se convirtieron en árboles llamados jobos y de otro modos Miralombanos seria muy fácil para nosotros pensar que la ciertas formas de personas que vieron en las albercas, no eran mas que las aludidas personas que sorprendidas por el sol cuando habían ido pescar fueron convertidas en árboles de jobo. Siguiendo con los relatos Suramericanos; en otro mito recogido por Roth 1915:130-135) Alegría (1978:72) “entre los indios makusi de la Guayana Inglesa (Guyana) nuevamente aparece la historia del ser asexual que con la ayuda del pájaro carpintero es convertido en mujer” Fray Cesareo de Armellada y Carmen Bentivenga de Napolitano. en su obra “Literaturas Indígenas de Venezolanas”(1975:82-85) Alegría (1978:78-79) Imanaidarotu. Después de pensarlo cogio machete y del tronco de un jobo tallo el cuerpo de una mujer, que resulto sumamente hermosa y que por haber sido hecha de jobo(Usiru) denominarían Usirumani. era tan bonita que al verla Jokojiarutu quedo enamorado pero no pudo casarse con ella, porque era una mujer de palo” “llamo entonces al jeje o pájaro picocapitero. picocarpintero haz que esta mujer de palo sea una mujer de verdad para que pueda casarme con ella. el picocarpintero comenzo a dar picotazos en el palo y al llegar a cierto sitio broto repentinamente un chorro de sangre. Otro mito interesante a nuestro juicio es el recogido por Levis Straus(1973:223) Alegría (1978:78-79) donde cita un mito cubeo donde se repiten los elementos de “la esposa de madera” según este mito, Kuwai, el héroe cultural, tallo una mujer del tronco del árbol Wahakahu, Koneko el pájaro le hizo la Vagina a la mujer” Sigue el Arqueólogo Ricardo alegría en una extensa y valiosa compilación de mitos referente a la mujer de madera y el pájaro carpintero creándole la vagina pero sirven a nuestro propósito los Mitos citados. Fray Ramón Pané Cuando cuenta el mito, no describe la esencia de las personas sin sexo y solo se limita a describirlas como “cierta forma de personas”, en el mito Taino, percibimos la necesidad de vincular a estos seres con los árboles, cuando dice el Fraile “echarse de los árboles por medio de las ramas, además nos resulta particularmente interesante que Pedro Mártir al contar el mito, identifique los árboles como Miralombanos o de jobos, lo que indiscutiblemente hace coincidir los mitos Taino y suramericano en un cien por ciento. PPP por si esto fuera poco cuando atan el pájaro pico al cuerpo de los seres sin sexo dice el cronista “el pico Creyendo que aquellas eran maderos, comenzó la obra que acostumbra” a nuestro entender el mito Taino, contado al cronista tiene mas sentido si es visto en el contexto de los mitos suramericanos, la relación del ser asexuado de madera con el pájaro carpintero que le hace la vagina, que la descripción de animales parecidos a mujeres que describe mártir de Anglería.
CONCLUSIONES
  • La Cueva de la Cidra es reportada en 1915 por el Lic. Cayetano Armando Rodríguez.
  • Por el Dr. Federico W. Lithgow Ceara el 28 de diciembre de 1954
  • Reubicada por Alain Gilbert y Espeleogrupo de Santo Domingo en 1997
  • El Primer reporte de su arte rupestre es de Gabriel Atiles en el boletín numero 27 del Museo el Hombre Dominicano 1998.
  • En la Cueva de la Cidra se estableció la presencia de dos estilos pictográficos claramente diferenciados uno del otro.
  • Se desestimo la presencia de un pigmento color naranja como en la cueva de Berna en Boca de Yuma Provincia la Altagracia Rep. Dom. Ya que creemos que esta, la de la Cidra, es producto del desprendimiento de la capa de pintura blanca original, tal como se aprecia en otras pictografías parcialmente en degradación.
  • Los aspectos geográficos, de ubicación localización así como los aspectos morfológicos de la cuevas, el difícil acceso a la misma, la presencia de estilos pictográficos diferentes y con motivos zoomorfos considerados como rituales o asociados a los mitos y leyendas, tales como: Lechuza, culebra y Pájaro carpintero. Nos hacen suponer un uso ritual para esta cueva.
  • La localización de este mural de la Cueva de la Cidra supone la primera ubicación de un pájaro carpintero o del ave mítica llamada Inrire, y antiguamente Inrire cahuvayal claramente asociable al mito contado por Pané.
  • En el arte rupestre de la Republica Dominicana. en los mitos suramericanos la mujer es tallada de un árbol de jobo pero al hacerla no pueden darle el órgano reproductor o la vagina , por lo tanto se ven en la necesidad de llamar al ave mítica o pájaro carpintero para que realice esta labor. En el mito taino, están presente todos los elementos, aunque no en el orden correcto como asegura el propio fray Ramón Pané Como yo escribí con premura y no tenia papel bastante, no podré poner en un lugar lo que por error lleve a oro”
  • Creemos que Pane al referirse: a que vieron echarse de encima de algunos árboles, por medio de las ramas, cierta forma de personas que no eran hombres ni mujeres, esta contado el mito suramericano del origen de las mujeres hechas del árbol de jobo, tal como alude cuado dice: “otros, fueron cogidos por el sol y se convirtieron en árboles llamados jobos”
  • Creemos que el mural del pájaro carpintero en la Cueva de la Cidra es lo mas cercano a una representación grafica del mito del origen de las mujeres contado por Pane,.
  • La carga simbólica de los elementos que lo conforman es indudable.
  • la presencia de otros símbolos asociados al mural pero de difícil identificación por la presencia de liquen, amerita un registro con alta tecnología. que tal vez aporten nuevos elementos a nuestra hipótesis.

De todos modos queda para el arte rupestre de la republica dominicana y del caribe enclavado en las distantes lomas de la cordillera central en una cueva impresionante, esta pictografía de un pájaro carpintero, tallando un árbol en la noche de los tiempos, ajeno a nuestra hipótesis y nuestra dudas.

SOLIDADARIDAD CON LAS CUEVAS DOMINICAS